Ricardo Burutaran “La crisis hace naufragar al equipo de gobierno, que no es capaz de proponer medidas efectivas para hacer frente a la misma, sino que parece limitarse a esperar a que escampe”

Dos son las pautas que parece que guían la gestión del equipo de Gobierno: la autocomplacencia y el ninguneo constante de la oposición. La aprobación fuera de plazo, de manera sistemática, de los presupuestos es una buena muestra de ello.

Bajo el argumento de querer disponer de los datos más recientes y precisos, el equipo de gobierno pretende justificar su reiterado incumplimiento a la hora de presentar el proyecto de presupuestos en el plazo estipulado. Sin embargo, como fácilmente puede comprobarse, tal argumento no es sino un pretexto, ya que simplemente examinando lo que ocurrió en la aprobación de los últimos presupuestos de este ayuntamiento podemos obtener una serie de datos más que clarificadores.

Los presupuestos fueron aprobados en mayo del 2009, es decir que según el razonamiento explicado anteriormente se había dispuesto de un margen más que suficiente para poder preparar de una manera óptima los mismos antes de someterlos a su tramitación en el Ayuntamiento. Pero la realidad es muy diferente, dado que a pesar de contar con este plazo extra, los grupos que dan soporte al Gobierno Local procedieron a registrar más de un centenar de enmiendas a los mismos, es decir, planteando enmiendas a su propio proyecto. Este hecho, por sí mismo, tira por tierra toda esta argumentación.

Me parece que estos hechos, entre otros, dan una idea de la irresponsabilidad con la que el equipo de gobierno de Donostia maneja una de las principales herramientas de las que dispone para el desarrollo de las diferentes políticas, y que tiene una incidencia directa en el día a día de la vida de la ciudadanía, como son los presupuestos.

Por otra parte, el equipo de gobierno parece dejar en mera propaganda sus iniciales intenciones de promover un presupuesto participativo (¿Alguien se acuerda del programa de participación municipal?).

La crisis hace naufragar al equipo de gobierno, que no es  capaz de proponer medidas efectivas para hacer frente a la misma, sino que parece limitarse a esperar a que escampe. Sólo de esta manera puede entenderse que las únicas muestras que parece estar dando el equipo de gobierno para afrontarla se limitan a corregir ingresos presupuestarios excesivamente maquillados en su origen con una dilación en el tiempo de realización (pago) de las obras o, simplemente, posponiendo su inicio.

Compártelo: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • Digg
  • email
  • Facebook
  • Meneame
  • Print
  • TwitThis
  • Wikio ES

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *